Verdades ocultas: Pamela Bannos

Almond D. Fisk, el inventor y titular de la patente de la caja funeraria metálica que lleva su nombre, lo perdió todo en un incendio de 1850 que quemó su fábrica. Fisk, que recibió la patente para el ataúd de hierro en 1848, murió durante ese año del incendio. Como se detalla a continuación, a su viuda se le concedió un alivio monetario por una ley del Congreso de 1865 que reconoció su derecho heredado a una extensión de siete años de la patente relativa a los ataúdes de hierro de Fisk.
___________________________________________________
1863 Fisk metálicas

37º Congreso, 3ª Sesión, el representante. Com. Nº 74.
En el Senado de los Estados Unidos.
14 de enero de 1863. Pedido de impresión

El Sr. Saulsbury hizo el siguiente INFORME

(Para acompañar el proyecto de ley S. No. 422.)
Phebe Ann Fisk.

El Comité de Patentes, a quien se remitió la petición de Ann Fisk, ejecutora de Almond D. Fisk, rezando por alivio, y el proyecto de ley que lo acompaña, report:

Que de las pruebas del caso se desprende que el esposo de la peticionaria recibió una patente el 14 de noviembre de 1848, como inventor de un ataúd metálico o estuche funerario; que después de la emisión de dicha patente, y para permitirle comenzar la fabricación de dichos estuches, erigió edificios y proporcionó maquinaria a un costo de más de 10.000 dólares; que en el otoño de 1849, dichos edificios fueron destruidos por el fuego durante la noche, junto con casi toda su maquinaria, herramientas y estuches en proceso de acabado; que por esta calamidad dicha Almendra D. Fisk perdió todo su capital, y que por exposición en el momento del incendio tomó un resfriado severo, de cuyos efectos murió en el mes de octubre de 1850, dejando una viuda, este peticionario, y cuatro niños pequeños.

Que, después de dicho incendio, y antes de la muerte de dicha Almendra D. Fisk, pidió prestado alrededor de la suma de 1 15,000 para permitirle erigir otros edificios y adquirir otra maquinaria, existencias, &c., para asegurar el pago de cuya suma hipotecó su patente y edificios en curso de construcción, maquinaria y existencias; que, en septiembre de 1850, puso a los deudores hipotecarios en posesión de la propiedad hipotecada; que los cesionarios de los acreedores hipotecarios originales entregaron la patente y obtuvieron una nueva emisión el 6 de marzo de 1860, por el resto del plazo que tenía que correr; que, antes de la expiración de dicho plazo, el peticionario solicitó al Comisionado de Patentes una prórroga de la patente por siete años, tal como estaba en la patente reemitida de 1860, pero esta decisión se tomó solo unos días antes de la expiración de la patente original, por lo que no quedó tiempo suficiente para dar la notificación requerida de solicitud de prórroga de dicha patente original. Y el comité informa además de que de las pruebas presentadas en el caso se desprende que dicha invención ha sido valiosa para el público y rentable para dichos cesionarios, pero que la viuda y los hijos de dicha almond D. Fisk nunca han recibido ningún beneficio de ella, con la excepción de una pequeña suma en concepto de gratificación de dichos cesionarios.

Por lo tanto, el comité informa sobre el proyecto de ley que se les remitió en este caso con una enmienda y recomienda su aprobación.

————–
17 de febrero de 1865
Capítulo XL-Una Ley para el Alivio de los Herederos de Almond D. Fisk, fallecido.

Sea promulgada por el Senado y la Cámara de Representantes de los Estados Unidos de América en el Congreso reunido, Que Phebe Ann Fisk, como ejecutora de Almond D. Fisk, fallecida, que obtuvo una patente para una «nueva y útil mejora de ataúdes», fechada el catorce de noviembre de mil ochocientos cuarenta y ocho, por catorce años, que ya ha expirado, estará autorizada a solicitar al comisionado de patentes una prórroga de dicha patente por siete años, de acuerdo con las normas y reglamentos vigentes para la extensión de patentes, como si hubiera hecho la solicitud antes de su expiración, según lo exige la ley; y se le ordena al Comisionado que investigue y resuelva la solicitud de prórroga sobre la misma evidencia y de la misma manera que se resuelvan otras solicitudes de prórroga, sin perjuicio de la renuncia y reemisión del sexto de marzo de mil ochocientos sesenta: Siempre que la solicitud de prórroga se haga dentro de los treinta días siguientes a la aprobación de esta ley, y la decisión del comisionado se emita dentro de los noventa días siguientes a la presentación de dicha solicitud en la oficina de patentes: Y a condición, además, de que nada de lo dispuesto en el presente documento se interpretará en el sentido de responsabilizar por los daños a cualquier persona que haya fabricado ataúdes que contengan las mejoras mencionadas entre la expiración de la patente y la aprobación de esta ley.

Aprobado, 17 de febrero de 1865