Leyes de Despido Injustificado y Empleo a voluntad en Arkansas

Los empleadores están obligados a ciertas leyes estatales y federales que rigen las razones por las que un empleado puede ser despedido. Por ejemplo, a los empleadores se les prohíbe despedir a un trabajador por su sexo, raza, color, religión, discapacidad o edad. Hacerlo sería discriminatorio y el empleador podría enfrentarse a consecuencias jurídicas. Los empleadores también tienen prohibido despedir a un trabajador por razones de represalia o si hacerlo violaría un contrato de trabajo.

Empleo a voluntad en Arkansas

La mayoría de los estados del país son estados de empleo a voluntad, incluido Arkansas. Empleo a voluntad significa que el empleador o el empleado pueden terminar la relación laboral en cualquier momento. Puede ser por cualquier razón o sin razón. No se requiere aviso previo. Sin embargo, esto no le da a un empleador el derecho de despedir a un empleado si viola ciertas leyes de empleo. Por lo tanto, es vital que los empleadores sean conscientes de qué circunstancias pueden calificarse como excepciones a la doctrina de empleo a voluntad.

Despido injustificado en Arkansas

Si bien la doctrina de empleo a voluntad da a los empleadores una amplia gama de discreción para contratar y despedir empleados, no les da libertad para despedir a un empleado en cada situación. Hay excepciones a la regla bajo la ley estatal y federal. Los empleados no pueden ser despedidos con fines discriminatorios y no pueden ser despedidos en represalia por hacer valer sus derechos legales. Los empleadores que violen la ley o que violen los términos de un acuerdo de empleo pueden ser obligados a reincorporar al empleado, además de pagar salarios atrasados, salarios futuros, posibles daños y honorarios de abogados.

Incumplimiento de contrato: Los empleados que celebran un contrato con su empleador no pueden considerarse empleados a voluntad. Si se negocia un contrato escrito que contiene términos sobre la duración del puesto del empleado y lo que se considera una causa justa para la terminación, el empleador debe cumplir con los términos de ese acuerdo. La ley de Arkansas también reconoce los contratos implícitos y orales. Por ejemplo, si una empresa tiene una política de «tres strikes» y esa política se puede encontrar en un manual para empleados, eso puede considerarse un contrato. Cualquier desviación por parte del empleador de esa póliza podría considerarse una violación, y el empleador podría terminar en los tribunales.

Discriminación: La ley federal prohíbe a los empleadores con 15 o más empleados despedir a un empleado por su raza, color, sexo, religión, origen nacional o información genética. Las empresas con más de 20 empleados no pueden discriminar por edad (si el empleado es mayor de 40 años), y los empleadores con al menos cuatro empleados no pueden discriminar por estatus de ciudadanía. Además, a los empleadores de Arkansas se les prohíbe despedir de manera discriminatoria por discapacidad física, mental o sensorial. Los empleadores de Arkansas con al menos nueve empleados están obligados a cumplir con todas las leyes contra la discriminación.

Represalias: Las leyes que protegen a los empleados de la discriminación en el lugar de trabajo también los protegen de ser despedidos en represalia por ejercer sus derechos bajo la ley. En otras palabras, si un empleado denuncia a la compañía por un comportamiento que es ilegal, el empleador no puede despedir al empleado por presentar una queja. Esto puede ser un comportamiento relacionado con negocios ilegales, como el vertido ilícito de materiales peligrosos, o un problema de empleo, como la seguridad en el lugar de trabajo o el pago de un salario mínimo. La queja del empleado no tiene que ser considerada válida en última instancia, pero debe haber sido hecha de buena fe razonable. Los empleadores tampoco pueden tomar represalias contra un empleado por participar en cualquier investigación o audiencia sobre una queja presentada contra su empleador.

Política pública: También hay una excepción de empleo a voluntad en Arkansas para asuntos de política pública. Un empleado a voluntad puede tener una causa de acción contra un empleador si es despedido y está en violación de una política pública claramente reconocida del estado. Por ejemplo, un empleador no puede despedir a un empleado por negarse a violar la ley, por ejercer su derecho legal, como el derecho a solicitar una compensación laboral, o por exponer una actividad ilegal.

Aviso legal

El contenido de nuestro sitio web está destinado únicamente a proporcionar información general y no es asesoramiento legal. Hacemos todo lo posible para asegurarnos de que la información sea precisa, pero no podemos garantizarla. No confíe en el contenido como asesoramiento legal. Para asistencia con problemas legales o para una consulta legal, comuníquese con su abogado.